7 juegos infantiles para ayudar a los niños a ser más creativos

0
208
7 juegos infantiles para ayudar a los niños a ser más creativos
Da rienda suelta a su genio creativo con estos brillantes juegos para niños que son fáciles.

Puede que tengas apuntado en el calendario actividades extraescolares, el fútbol de los sábados por la mañana y las clases de ballet, pero hay otras formas (más baratas) de hacer fluir la creatividad de tus hijos. A continuación te contaremos sobre 7 juegos infantiles para ayudar a los niños a ser más creativos.

El tiempo libre es uno de los mejores regalos que se pueden hacer. Estar aburridos ayuda a los niños a descubrir cosas por sí mismos y a sentir el asombro de su propia curiosidad e imaginación. Así que quítales el iPad de las manos, apaga la televisión e introdúcelos en el mundo del juego libre no estructurado.

7 juegos infantiles para ayudar a los niños a ser más creativos

1. ¡A lo loco!

El juego salvaje significa salir al aire libre, ya sea a la playa o al parque y explorar el entorno. Aumenta el juego y verás cómo mejora en todas partes. Te asombrarás de lo que tu hijo es capaz de hacer después de un día recogiendo piedras, flores silvestres, construyendo guaridas y saltando por encima de los escalones.

Hazle saber a tu hijo que vas a pasar un día de diversión. Ponle su ropa más cómoda y dirígete al parque local. Una tarde de superación de retos y riesgos imprevistos en la naturaleza ayudará tanto a la apertura mental como al pensamiento original.

juego creativo
La pintura y el juego son actividades basadas en el placer.

2. Baila como si nadie te viera

La danza es la forma de expresión por excelencia. Haz que dejen de imitar a Elsa de Frozen y anímales a improvisar con sus canciones favoritas a través del movimiento. Esto es lo último en discotecas de cocina. Si quieres añadir un poco más de educación, prueba con una pieza de música clásica.

Hacer los movimientos es bueno para la salud física y mental de los niños. También es bueno para algo llamado conciencia fonológica, que ayuda a los niños a asociar sonidos con símbolos y a decodificar palabras.

3. Contar un cuento

Cambia los papeles de la narración y anima a tu hijo a inventar una historia: es una de las formas más antiguas de creatividad humana. En primer lugar, ayúdalo a crear personajes. ¿Cómo son y qué aspecto tienen? ¿Cuáles son sus aficiones?

A continuación, pídele que cree una historia o un poema en torno a personajes de su propia invención, dándole pistas de escritura. Por mucho que se desvíen, apoya sus ideas. Esta es la historia de tu hijo y él elige la narración.

Además de ser una forma estupenda de pasar tiempo a solas con ellos, es una actividad maravillosa para su creatividad literaria. Contar historias fomenta el amor por el lenguaje, las relaciones y amplía nuestra visión del mundo, lo que desarrolla el pensamiento original.

4. Pinta un cuadro

Saca las esterillas y los delantales. Pintar puede ser un poco sucio, pero ayuda a dar rienda suelta al artista que tu hijo lleva dentro. Deja que los niños disfruten del proceso de creación, en lugar de centrarse en el producto final.

Encuentra algunas láminas y ponte a pintar con pinturas acrílicas. Proporciona fruta y verdura para estampar, pinceles de diferentes tamaños y pon objetos para que los copien.

La pintura y el juego son actividades basadas en el placer y son excelentes para aliviar el estrés. Es una forma brillante de ayudar a tu hijo a relajarse después de un día en la escuela.

5. Tiempo de teatro

Haz que tu hijo haga una representación. Puede ser cualquier cosa, desde actuar como un animal hasta contar una obra de teatro que ya han visto y cambiar el final. O puede ser la puesta en escena de su propio espectáculo de marionetas con títeres de calcetín hechos en casa.

Saca el dramaturgo que lleva dentro dejándole ser el director y elegir un papel para ti. Esto reforzará la confianza, mientras mejora la memoria.

6. Tira el libro de reglas

Olvídate de los juguetes con instrucciones y un resultado establecido. Lo que hay que sacar de la caja de juguetes son los bloques de construcción, la plastilina, las muñecas, el material artístico, los disfraces y los peluches.

Ayuda a tu hijo a construir algo con su propia imaginación. Pero no te hagas cargo en un esfuerzo por «hacer algo bien».  Sé un compañero de juego igualitario con tu hijo. Esto significa dejar que te guíe en una actividad y resistir la tentación de tomar el control. La creatividad consiste en arriesgarse y no tener miedo al fracaso.

Puede ser tan sencillo como construir un coche o hacer una maqueta de sí mismos. En realidad, no hay reglas: puede terminar haciendo máscaras de superhéroes con tarjetas viejas y corriendo por la casa desatando poderes para salvar a los peluches de ser transportados por cavernícolas extraterrestres. Esto les aporta una sensación de logro y es un gran ejercicio de la imaginación.

7. Cocinar

¿Qué hay mejor que una actividad que es un juego, pero que también te quita algo de la lista de tareas? Además, ¡puede hacer que se sientan más inclinados a comer sus verduras! Escoge algo que sea sencillo y que te dé la oportunidad de construirlo tú mismo.

Ofrece a tu hijo la posibilidad de elegir los ingredientes a la hora de preparar la pizza o la ensalada de frutas, por ejemplo. De esta forma, los niños se convierten en pensadores independientes al experimentar en la cocina. Así que, a menos que haya un riesgo para la seguridad, asegúrate de no corregir a tu hijo mientras experimenta: equivocarse es un valioso aprendizaje.

Juegos divertidos para no aburrirse en casa

Prueba estos juegos con tus hijos para combatir el aburrimiento en casa.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...