Alimentación Complementaria: Cómo empezar con el método BLW

0
323
Como empezar con el metodo BLW
Un bebé independiente puede aceptar el BLW más que un bebé que prefiere ser alimentado con cuchara.

Los alimentos sólidos se introducen a partir de los seis meses de edad, según las directrices de la Academia Americana de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud. Ese es el momento en que el sistema digestivo del bebé está preparado para comer, por ello, los padres buscan consejos para saber cómo empezar con el método BLW.

Una práctica que se popularizó en el Reino Unido, fue precisamente el Baby Led Weaning (BLW), que no es más que una forma de  introducir alimentos sólidos y significa “alimentación autoregulada por el bebé”. Durante la última década, también se extendió a los Estados Unidos.

Aunque las directrices anteriores recomendaban empezar con los sólidos a los cuatro meses, las investigaciones demostraron que introducirlos antes, aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes, obesidad, alergias y eczemas.

Requisitos

La edad no es el único requisito para los alimentos sólidos. Un bebé también debe mostrar los siguientes signos de preparación: sostener la cabeza, sentarse sin apoyo, cerrar la boca alrededor de una cuchara y no tener el reflejo de extrusión (cuando expulsa las cosas fuera de su boca con la lengua).

Al principio, los alimentos sólidos sirven más para practicar y exponerse a nuevos sabores y texturas que para nutrirse. La principal fuente de alimentación de un bebé seguirá siendo la leche materna o de fórmula hasta el año de edad. A medida que el bebé come mayores cantidades de alimentos sólidos y se acerca al año, empezará a tomar menos leche materna o de fórmula.

BLW
El BLW enseña al bebé a alimentarse por sí mismo.

Introducción de los alimentos sólidos

Los alimentos sólidos se introducen tradicionalmente en forma de puré. Los alimentos sueltos se mezclan hasta alcanzar una consistencia suave y se dan con una cuchara. A medida que el bebé come más cantidad y prueba más alimentos, los padres pueden pasar a una textura más espesa. Alrededor de los nueve o diez meses, el bebé puede empezar a comer alimentos en trozos pequeños.

Pero, como explicamos anteriormente, estas costumbres tradicionales han cambiado, ante las investigaciones que demuestran que al otorgarle autonomía al bebé, se consiguen infinidad de beneficios, vinculados con su desarrollo psicológico, motriz, personalidad y por supuesto, autoestima.

Cómo empezar con el método BLW

A los bebés se les ofrecen los alimentos que come el resto de la familia. Para ello, se aplican cortes especiales, excepto los alimentos que suponen un riesgo de asfixia, como las uvas enteras, las zanahorias crudas, las palomitas de maíz, los frutos secos, las pasas y la carne muy dura.

El BLW enseña al bebé a alimentarse por sí mismo, le ayuda a desarrollar sus habilidades motoras y le da el control sobre la cantidad de comida que quiere y si la quiere. Si son ellos los que deciden cuándo dejar de comer, puede ayudarles a regular su apetito más adelante.

Un estudio reciente de la AAP, determinó que los bebés no tienen mayor riesgo de atragantarse con el BLW . Independientemente del método de alimentación, siempre es una buena idea que los padres conozcan la reanimación cardiopulmonar infantil o la maniobra de Heimlich.

Al igual que los bebés alimentados con purés, los bebés BLW deben cumplir los mismos signos de preparación para el desarrollo antes de empezar a tomar alimentos sólidos. Sin embargo, hay algo que el bebé no necesita: los dientes. Los bebés tienen encías fuertes que pueden ablandar los alimentos, junto con su saliva.

Consejos

Al respecto, los pediatras recomiendan que los padres elijan el método que se adapte a la personalidad de su bebé. Un bebé independiente puede aceptar el BLW más que un bebé que prefiere ser alimentado con cuchara. La clave es recordar que cada bebé es diferente. Lo que puede funcionar para el bebé de tu amiga puede no funcionar para el tuyo.

Introduce alimentos sencillos de uno en uno, como frutas, verduras y proteínas individuales. Espera al menos tres o cuatro días antes de introducir otro alimento, para vigilar las reacciones adversas. No vayas demasiado rápido ni demasiado pronto.

A medida que se introduzcan los sólidos, dale al bebé una variedad, lo que ayudará a asegurar que le gusten diferentes alimentos más adelante. No añadas sal o azúcar. Esto no sólo puede hacer que el bebé desarrolle un gusto por estos sabores fuertes, sino que también impide que experimente el verdadero sabor de un alimento.

Modela hábitos alimentarios saludables. Incluye una variedad de alimentos saludables en tu propio plato para que el bebé aprenda a imitar tu comportamiento. Anima a tu familia a sentarse juntos a la mesa y aleja las distracciones para que el bebé entienda cómo debe ser el momento de la comida.

Más recomendaciones

Asegúrate de que la hora de comer sea un momento relajante, no estresante. No fuerces al bebé a comer más de lo que quiere y presta atención a sus señales. Si tira la comida de la bandeja, la aparta o gira la cabeza, es que ha terminado.

Alimenta al bebé entre sus comidas habituales, cuando sólo tenga algo de hambre. Un bebé hambriento no tendrá paciencia para que los alimentos sólidos lleguen a su barriga. Por otro lado, evita la miel para los bebés menores de un año, puede ser portadora de esporas que causan botulismo, lo cual es peligroso.

También evita los zumos de frutas antes del año de edad. Un cambio reciente en la política de la AAP dice que no se debe dar zumo de frutas a menos que un médico lo recomiende para controlar el estreñimiento. El alto contenido de azúcar de los zumos puede aumentar el riesgo de obesidad y problemas dentales del niño.

No le ofrezcas leche de vaca antes del año de edad. La leche de vaca no debe darse sola, según la AAP, aunque puede darse en otros alimentos, como el yogur integral. No renuncies a los alimentos que el bebé rechaza un par de veces. Necesitará probarlos hasta 15 veces para saber si le gustan.

Si el bebé no come ningún sólido o puré a los 10 meses, habla con tu pediatra. Es posible que haya un problema de alimentación que necesite ayuda adicional. Algunos bebés pueden tener una aversión oral a los alimentos, una disfunción motora oral, problemas de textura o un tono muscular deficiente, pero al saber cómo empezar con el método BLW tus dudas desaparecerán.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...