Bebé de cuatro meses: alimentación y desarrollo motor

0
956
Bebe de cuatro meses: alimentación y desarrollo motor

Esta etapa del bebé de cuatro meses, es aquella en que muchos especialistas en niños inician la importante transición. El momento de la comida debe ser siempre agradable, por tanto las peleas y la pérdida de paciencia, son tus peores aliados en este momento. Nunca obligues a tu bebé a comer, si no desea esa última cucharadita, respeta su decisión, pues, está en una de las pocas situaciones sobre las cuales el bebé, tiene el control absoluto, y puede manifestarlo tragando, vomitando, o negando la comida.

Permite que juegue un poco con la comida, de esta forma, aprenderá a llevarse el alimento él mismo a la boca, existe algo llamado “sentirse competente” que representa una fuerza interior fundamental en el desarrollo de los niños. Deja una semana de separación en cada alimento nuevo que le des, esto es importante pues, si llega a desarrollar alguna alergia alimentaria, se hace más fácil la identificación de qué pudo producirlo.

Un horario que te pueda ser útil en este mes podría ser el siguiente:

  • 6 a 7 am pecho o tetero, 7 onzas aproximadamente.
  • 8.30 a 9 am cereal o frutas.
  • 12m a 1 pm pacho o tetero, 7 onzas aproximadamente.
  • 4 a 5 pm cereal o fruta.
  • 6.30 a 7 pm pecho o tetero, 7 onzas aproximadamente.
  • Los papás deben participar en forma activa, permíteles que le den unas de sus comidas.
  • Mantén el uso de la sal, el azúcar y otros condimentos al mínimo.
  • Lávale muy bien las manos al bebé, antes de comer.

Primeras comidas del bebé de cuatro meses

Cereal

Te sugiero que empieces con cereal de arroz, pues se trata del menos alérgico; para prepararlo basta que lo mescles con una cucharada sopera llena del cereal, y leche de fórmulas o materna. Cuando la papilla adquiera consistencia semisólida, dale una cucharada.

Aumenta en forma gradual el número de cucharadas con que preparas la papillas, hasta que lleguen a 3 en la mañana y 3 en la tarde, posteriormente, puedes usar otros cereales por separado, y por último, los mixtos (arroz con avena, entre otros).

Frutas compotas y jugos

Poco tiempo después de iniciados los cereales, o al mismo tiempo, puedes comenzar a darles jugos y compotas de frutas. Empieza con una cucharada mediana de compota de manzana, y ve aumentando hasta que el bebé se coma medio frasco a las 10 de la mañana y el resto las 4 o 5 pm. Una semana después, ofrécele otras frutas como cambures, lechosa, manzana, albaricoques, nísperos peras, entre otros. Recuerda dejar siempre unos días de separación, entre una fruta y otra nueva; con los jugos puedes hacer algo similar, empezando con 3 onzas hasta llegar a 5 onzas dos veces al día.

Los mejores jugos y compotas son los caseros, en otras palabras si tú misma se los puedes preparar es lo ideal, desafortunadamente muchas de las compotas  comerciales no siempre contienen pura fruta, sino que con frecuencia a muchas de ellas les agregan harinas, sal y azúcar, así como, otros ingredientes que no son alimentos adecuados para los bebés; por lo tanto, es recomendable que leas muy bien el contenido de lo que compres, y pienses dos veces antes de adquirir  alimentos  caros, y de pobre calidad nutricional.

Vegetales

Comienza a darle vegetales unas 4 semanas después de iniciarles los cereales y las frutas. Al principio en cremas y puré, y más adelante en pedacitos mayores, acostúmbrate a variar entre los vegetales amarillos (auyama, zanahorias, apio, entre otros) y verdes (espinacas, calabacín o vainitas cauchas). Para que evites en el niño una posible coloración amarillenta conocida como carotenosis, debido a un exceso de pigmentos del vegetal. Si esto te llegara a suceder suspende el vegetal sospechado, y con el tiempo verás que desaparece sin complicaciones. Esta coloración se observa más adelante en las palmas de las manos, y plantas de los pies, nariz y orejas. Si tienes alguna duda, consulta a tu pediatra.

Carnes

Puedes empezar a dárselas 3 a 4 semanas después de iniciados los vegetales, entre los 5 a 6 meses la preparación es muy sencilla, con hervir a fuego lento un pedazo de carne (pollo, cordero o ternera) sazónalo con muy poca sal y especies no irritantes frescas como: perejil, cebolla ajo, cilantro,  entre otros. Luego la trituras y le das en forma gradual una cucharada, hasta que se coma aproximadamente unos 120 gramos diarios, licúasela en las sopitas es una buena opción, con el tiempo esta cantidad puede variar según la aceptación y los requerimientos de tu bebé.

Reserva el pescado y los mariscos si es posible después del año, o más adelante pues pueden ser más alérgicos, recuerda que probablemente tus gustos y los del bebé no son iguales, por lo tanto, no hace falta que condimentes en exceso sus comidas.

Huevo

Se puede empezar a dar lo amarillo del huevo, después de que todas las comidas hayan sido iniciadas, alrededor de los 8 o 9 meses de edad, la clara se pospone para más adelante en vista de su potencial alérgico. Comienza con media yema de huevo duro, algunas mamás le agregan un poco de leche, para que sea más fácil de tragar. Más adelante, puedes dárselas en forma de huevo tibio, cuando el bebé cumpla 9 o 10 meses, si no ha presentado ninguna alergia puedes dárselo completo.

Hierro vitaminas y agua

Es prudente que continúes suministrándole diariamente en su complejo vitamínico A, C, y D. Más adelante, puede ser que el médico también indique un suplemento con hierro. En cuanto al agua que le des, asegúrate de que siempre este filtrada y hervida.

Actividad motora

Su desarrollo motor, ahora le permite controlar la cabeza perfectamente, moviéndola en todas la direcciones posibles. El reflejo del moro comienza a desaparecer, dándole pasó a acciones voluntarias, como extender los brazos y agarrar objetos con más precisión. El reflejo de orientación, descrito cuando hablamos sobre lactancia materna, desaparece completamente, pues, el bebé ayudado por su vista y una mejor coordinación motora, busca inmediatamente la fuente de alimentación (pecho o tetero). Cuando lo acuestas boca abajo levanta la cabeza en un ángulo de 90 grados, y puede mantenerse en esta posición por largos periodos. Si lo pones de espalda verás como dobla el cuello hacia delante y se distrae viéndose los pies.

Si tu bebé aún no se ha dado la vuelta, es muy probable que lo haga en este mes, casi siempre lo hace desde la barriga hacia la espalda y luego lo contrario. La posición que más les gusta, es la sentada, pues puede ver todo lo que le rodea con más facilidad, por supuesto todavía necesita que les sostengan la espalda.

Otra de las actividades típicas de esta edad, es la de mover las piernas como si montara bicicleta, cuando están acostados de espalda. Si lo colocas boca abajo extienden los brazos como si fuera a volar, e inician movimientos natatorios. El significado de todo este despliegue motor, no es otro que el de ejercitarse para un futuro gateo. Como resultado de toda esta calistenia preliminar, a algunos bebés les aparecen pequeños raspones (escoriaciones) en las rodillas y codos, lo cual no tienen mayor importancia.

Conformación del menú para los bebés de cuatro meses

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...