Bebés y sus primeras palabras: ¿cómo alentar su vocabulario?

0
742
Bebés y sus primeras palabras ¿cómo alentar su vocabulario

Aprender a hablar es una facultad pre-codificada biológicamente; es decir, todos los bebes sanos la poseen. De ahí que antes y después el habla haga acto de presencia. Conocer cuáles son las primeras palabras que le definirán como futuro orador y cómo ayudarle a adquirir un vocabulario más fluido te facilitara mucho tus conversaciones con el,  mejorando el entendimiento entre ambos desde la infancia.

Qué debes hacer para fomentar su vocabulario – Bebés y sus primeras palabras

Habla todo lo que puedas con tu hijo. Esos diálogos que al principio parecen monólogos,  serán la mejor practica lingüística para tu hijo. Además, hay que leer mucho, siendo que los cuentos son la mejor opción para animarles a repetir palabras y ampliar su vocabulario. Los diccionarios son muy buenos apoyos visuales, siempre y cuando, estos libros tengan imágenes de objetos cotidiano en los que aparece escrito el nombre junto al objeto. No te limites en enseñarle las imágenes, enséñale también las palabras. Además de los libros, cómprale un juguete sonoro de aprendizaje con las primeras palabras.

Cuando sea más grandecito, corrígele siempre que pronuncie mal, pero sin atosigarlo ni darle importancia al error. La escenificación de la cotidianidad es una oportunidad excelente para animarle a hablar. Así por ejemplo, cuando lo bañes agarra su pie enséñaselo y dile “pie” y juega con el mientras le pasas la esponja. Cuando intente comunicarse contigo préstale la máxima atención, contéstale sus preguntas, y si es posible, con una respuesta larga. No respondas con un si o un no, y has lo posible por tener un diálogo con el aunque se exprese en una autentica “lengua de trapo”.

Más ideas para ayudar a que tu hijo mejore su vocabulario

Alrededor de los 3 años el vocabulario de los niños ronda a las 900 palabras y lo habitual  es que la usen en todo momento y no siempre con corrección, aunque no es aún el momento de que domine la sintaxis.

Cuando vayas de paseo o en la calle con el enséñale los adjetivos. Por ejemplo no te limites cuando le digas un árbol, dile un árbol verde.

Cada ves que pronuncie algo bien o diga una palabra nueva, celébralo. Cántale y ponle música adaptada a su edad. Los estribillos de muchas de las canciones dejan una huella en la memoria y supone una fuente inestimable de vocabulario. Así las primeras palabras de los bebés se convierten en un gran repertorio con el tiempo.

¡Piensa en los signos!

Es una muy buena opción tener o desarrollar un lenguaje de signos adaptado a bebés que oyen perfectamente es una tendencia al alza en países desarrollados. La cual consiste en tener fundamentos del lenguaje de signos aplicado a los niños con problemas auditivos para favorecer el desarrollo del habla en la totalidad de los niños. Por tanto, más que un lenguaje en si mismo, se trataría de una forma de comunicación.

A través de los distintos signos se enseña al niño a manifestar sus necesidades  más básicas. Mediante estos llamados signos de gran impacto se les enseña a referirse a objetos, actividades o situaciones que encuentran muy interesantes o extremadamente divertidas. Para comunicarse eficazmente con el bebé a través del lenguaje de signos hay que ser constantes utilizando el mismo signo y de la misma forma pare representar la acción o el mismo objeto. Se debe ser muy expresivo, utilizando la cara o el cuerpo pronunciando la palabra correctamente, al mismo tiempo que se realiza el signo al que se hace alusión y aceptar las aportaciones del niño donde suelen inventar signos que los papás deben incorporar al repertorio diario.

 Hay grandes errores y otros no tan grandes que debemos conocer para así no seguir difundiéndolos, entre lo que vemos como grandes errores tenemos:

  • Usar un lenguaje infantil como tete en ves de chupete. Hay que proporcionar un modelo  claro y correcto. Las primeras palabras de los bebés pueden sonar torpes, pero la práctica llevará a la perfección.
  • Indúcelo a que diga algo a una persona desconocida.
  • Nunca te refieras a tu hijo como un vago que no habla o peor, no lo compares con otros niños 
  • Corrígelo si comete un error, como por ejemplo que diga “pelo” en lugar de decir “perro”

 

En fin…. Entre los no tan grandes errores te describo:

  • No uses mal los verbos
  • Frases como “no gusta”. Ellos la pueden usar hasta los 2 años pero recuerda que debes corregirla.
  • Pronunciaciones como: “fio” por “frío”  “montuo” por “monstruo” es el reflejo de lo difícil que resulta pronunciar consonantes y diptongos.
Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...