Cómo ayudar a tu hijo con autismo a prosperar (Parte I)

0
246
Cómo ayudar a tu hijo con autismo a prosperar
Los niños con TEA tienden a estar mejor cuando tienen un horario o una rutina estructurada.

Hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a tu hijo con autismo a prosperar y superar sus retos. Estos consejos para padres pueden ayudar y hacerte más fácil el proceso de crianza, sobre todo durante los primeros años de crecimiento y desarrollo.

Si te has enterado recientemente de que tu hijo tiene o podría tener un trastorno del espectro autista (TEA), probablemente te estés preguntando y preocupando por lo que viene después. Ningún padre está preparado para escuchar que su hijo no es feliz y sano y un diagnóstico de TEA puede ser especialmente aterrador.

Es posible que no estés seguro de cuál es la mejor manera de ayudar a tu hijo o que estés confundido por los consejos de tratamiento contradictorios. O puede que te hayan dicho que el TEA es una enfermedad incurable y de por vida, lo que te hace pensar que nada de lo que hagas cambiará las cosas.

Cómo ayudar a tu hijo con autismo a prosperar

Si bien es cierto que el TEA no es algo de lo que una persona simplemente «sale», hay muchos tratamientos que pueden ayudar a los niños a adquirir nuevas habilidades y a superar una amplia variedad de retos de desarrollo. Desde la terapia conductual en el hogar y los programas escolares, hay asistencia disponible para satisfacer las necesidades especiales de tu hijo y ayudarlo a aprender, crecer y prosperar en la vida.

Cuando cuides a un niño con TEA, también es importante que te cuides a ti mismo. Ser fuerte emocionalmente te permite ser el mejor padre o madre para tu hijo con necesidades. Estos consejos de crianza pueden ayudar a hacer más fácil la vida con un niño autista.

autismo
No saques conclusiones precipitadas sobre cómo va a ser la vida de tu hijo.

No esperes al diagnóstico

Como padre de un niño con TEA o con problemas del desarrollo relacionados, lo mejor que puedes hacer es comenzar el tratamiento de inmediato. Busca ayuda tan pronto como sospeches que algo va mal. No esperes a ver si tu hijo se pone al día más tarde o supera el problema.

Ni siquiera esperes un diagnóstico oficial. Cuanto antes reciban ayuda los niños con trastorno del espectro autista, mayores serán las posibilidades de éxito del tratamiento. La intervención temprana es la forma más eficaz de acelerar el desarrollo y reducir los síntomas del autismo a lo largo de su vida.

Infórmate sobre el autismo

Cuanto más sepas sobre el trastorno del espectro autista, mejor preparado estarás para tomar decisiones informadas para tu hijo. Infórmate sobre las opciones de tratamiento, haz preguntas y participa en todas las decisiones.

Conviértete en un experto en tu hijo. Averigua qué desencadena los comportamientos desafiantes o perturbadores y qué provoca una respuesta positiva. ¿Qué le resulta a tu hijo estresante o aterrador? ¿Le tranquiliza? ¿Incómodo? ¿Disfruta? Si entiendes lo que afecta a tu hijo, podrás solucionar mejor los problemas y prevenir o modificar las situaciones que le causan dificultades.

Acepta a tu hijo con todas sus peculiaridades

En lugar de centrarte en las diferencias de tu hijo autista con los demás niños y en lo que «le falta», practica la aceptación. Disfruta de las peculiaridades de tu hijo, celebra los pequeños éxitos y deja de compararlo con los demás. Sentirse amado y aceptado incondicionalmente ayudará más que cualquier otra cosa.

No te rindas

Es imposible predecir el curso del trastorno del espectro autista. No saques conclusiones precipitadas sobre cómo va a ser la vida de tu hijo. Como todo el mundo, las personas con autismo tienen toda una vida para crecer y desarrollar sus capacidades.

Una vez que tomes en cuenta las recomendaciones anteriores, sigue con estos importantes consejos para que sepas cómo ayudar a tu hijo con autismo a prosperar.

Consejo 1: Proporciona estructura y seguridad

Aprender todo lo que puedas sobre el autismo e involucrarse en el tratamiento contribuirá en gran medida. Además, los siguientes tips harán que la vida diaria en casa sea más fácil tanto para ti, como para tu hijo con TEA:

Sé constante

A los niños con TEA les cuesta aplicar lo que han aprendido en un entorno (como la consulta del terapeuta o la escuela) en otros, incluido el hogar. Por ejemplo, es posible que tu hijo utilice el lenguaje de signos en el colegio para comunicarse, pero que nunca se le ocurra hacerlo en casa.

Crear coherencia en el entorno de tu hijo es la mejor manera de reforzar el aprendizaje. Averigua qué hacen los terapeutas de tu hijo y continúa con sus técnicas en casa. Explora la posibilidad de que la terapia tenga lugar en más de un entorno para animar a tu hijo a transferir lo que ha aprendido de un ambiente a otro. También es importante ser coherente en la forma de interactuar y de afrontar los comportamientos difíciles.

Cumple un horario

Los niños con TEA tienden a estar mejor cuando tienen un horario o una rutina muy estructurada. Una vez más, se trata de la coherencia que necesitan y anhelan. Establece un horario para tu hijo, con horarios regulares para las comidas, la terapia, la escuela y el momento de acostarse. Intenta que las interrupciones de esta rutina sean mínimas. Si hay un cambio de horario inevitable, prepara a tu hijo con antelación.

Premia el buen comportamiento

El refuerzo positivo puede llegar muy lejos con los niños con TEA, así que esfuérzate por «pillarles haciendo algo bueno». Elógialos cuando actúen de forma adecuada o aprendan una nueva habilidad, siendo muy específico sobre el comportamiento por el que se les elogia. Busca también otras formas de recompensarles por su buen comportamiento, como darles una pegatina o dejarles jugar con su juguete favorito.

Crea una zona de seguridad en casa

Dedica un espacio privado en tu casa, donde tu hijo pueda relajarse, sentirse seguro y estar tranquilo. Para ello, organiza y establece los límites de forma que tu hijo pueda entenderlos. Las señales visuales pueden ser útiles (cinta adhesiva de colores para marcar las zonas prohibidas, etiquetar los objetos de la casa con dibujos). Es posible que también tengas que poner a prueba la seguridad de la casa, sobre todo si tu hijo es propenso a las rabietas o a otros comportamientos autolesivos.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...