Cómo tratar la enuresis nocturna

0
99
Cómo tratar la enuresis nocturna
Intenta dejar una luz nocturna y la luz del baño encendidas.

La enuresis nocturna significa que un niño expulsa la orina por la noche cuando está dormido. Muchos padres esperan que los niños de 3 años estén secos por la noche. Aunque muchos niños son secos a esta edad, es habitual que necesiten pañales por la noche hasta la edad escolar.

Sin embargo, incluso después de esta edad, la enuresis es frecuente. Hasta 1 de cada 5 niños de 5 años mojan la cama por la noche, al igual que 1 de cada 10 niños, de 10 años.

La enuresis nocturna es común. Se sigue considerando normal en los niños menores de 5 años. Con el tiempo, la mayoría de los niños se vuelven secos por la noche sin ningún tratamiento. Sin embargo, una opción es aplicar una rutina que promueva las noches secas más pronto que tarde. El tratamiento se considera para los niños a partir de 5 años.

Un niño que nunca ha estado seco por la noche tiene enuresis nocturna primaria. Un niño que ha pasado al menos seis meses sin mojarse por la noche, pero que luego desarrolla enuresis nocturna, tiene enuresis nocturna secundaria. La enuresis es más frecuente en los niños que en las niñas.

enuresis
Vale la pena tener un orinal junto a la cama para que el niño lo utilice en su lugar.

¿Qué causa la enuresis nocturna?

En la mayoría de los niños no hay una causa específica. La enuresis no es culpa de tu hijo. Se produce porque el volumen de orina producido por la noche es superior al que puede contener la vejiga. La sensación de vejiga llena no parece ser lo suficientemente fuerte como para despertar a tu hijo por la noche.

A medida que el niño se desarrolla y crece, la cantidad de orina producida por la noche disminuye y se da cuenta de que tiene que despertarse por la noche si su vejiga está llena. Así, el problema desaparece con el tiempo en la mayoría de los niños.

Se cree que algunos factores hacen que la enuresis sea peor o más probable. Algunos de estos factores están siempre presentes, otros pueden inclinar la balanza en algunos niños en algunas noches.

Factores de riesgo

Los momentos de estrés pueden reactivar la enuresis nocturna tras un periodo de sequedad. Por ejemplo: el comienzo del colegio, la llegada de un nuevo bebé, una enfermedad, el acoso escolar y los malos tratos.

Bebidas y alimentos que contienen cafeína

Entre ellos están el té, el café, los refrescos de cola y el chocolate. La cafeína aumenta la cantidad de orina producida por los riñones (es un diurético).

Estreñimiento

Las deposiciones grandes (heces) en el conducto posterior (recto) pueden presionar e irritar la parte posterior de la vejiga. En particular, los niños que padecen un estreñimiento persistente (crónico) son más propensos a tener problemas de enuresis.

El peso

La enuresis es más frecuente en los niños obesos.

Antecedentes familiares

Los niños cuyos padres tuvieron problemas de enuresis cuando eran pequeños son más propensos a tener el mismo problema.

Los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tienen un mayor riesgo de tener problemas de enuresis.

Los niños con retraso en el desarrollo causado por condiciones físicas graves, como el síndrome de Down o la parálisis cerebral, suelen tener un retraso en la capacidad de secarse por la noche.

Otras causas médicas específicas de la enuresis son poco frecuentes. Por ejemplo, una infección de orina, las pausas en la respiración mientras se duerme (apnea del sueño), debidas a una obstrucción de las vías respiratorias, la diabetes y algunos trastornos raros de la vejiga pueden causar enuresis.

Es más probable que exista una causa médica específica si, además de la enuresis, se produce una enuresis diurna. El médico suele descartar estas causas examinando al niño y analizando una muestra de orina. En los niños que se orinan durante el día, puede ser necesario realizar más pruebas para comprobar si hay problemas de vejiga poco frecuentes.

Consejos

Los siguientes son algunos consejos generales que pueden ayudar.

Pañales

Si decides que «ahora es el momento», deja de usar pañales. Algunos niños mayores siguen llevando pañales por la noche cuando intentan estar secos. Esto les da poca motivación o necesidad de estar secos. El riesgo sin pañales es mojar la cama durante un tiempo.

Sin embargo, en los niños más pequeños, si un periodo de prueba sin pañales no funciona, hay que volver a los pañales durante un tiempo y volver a intentarlo más adelante. Los pañales o los calzoncillos de aprendizaje pueden quitarte la presión a ti y a tu hijo si aún no está preparado.

Paciencia, tranquilidad y cariño

Como ya se ha dicho, si el intento sin pañales fracasa a los 3 años, puede ser conveniente abandonar por un tiempo y volver a intentarlo unos meses más tarde. Los tratamientos no suelen ser necesarios ni aconsejables para los niños menores de 5 años.

Sigue intentándolo cada pocos meses hasta que tengas éxito. Incluso si tu hijo moja la cama cuando empiece a ir al colegio, hay muchas posibilidades de que deje de hacerlo pronto. Hay una gran variación en el momento en que los niños se secan de forma natural por la noche.

No castigues a los niños por mojar la cama

No es culpa suya. Más bien hay que elogiarlos y hacerles caso si se nota alguna mejora. Intenta ser sensible a cualquier trastorno familiar o escolar que pueda resultar estresante para tu hijo. Si la enuresis aparece después de un periodo de sequedad, puede reflejar un estrés o un miedo ocultos (como el acoso escolar, etc.).

Aumentan niños con enuresis nocturna durante la pandemia

La pandemia por la Covid-19 afectó la salud mental de toda la ciudadanía, sobretodo incrementaron algunos transtornos que afectan directamente a los niños.

 

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...