Desarrollo psicomotor y afectivo en bebés de seis meses

0
1265
Desarrollo psicomotor y afectivo en bebés de seis meses

Algunos bebés cuando alcanzan esta edad, dentro de los cambios que aparecen de su desarrollo psicomotor y afectivo, les permite ser capaces de mantenerse parados, sosteniéndose en los muebles o en las paredes. Sin embargo, el balance no es todavía ideal en los 6 meses de tu bebé, por tanto, es frecuente que se caigan de lado. Es posible que durante este mes el bebé empiece a arrastrarse,  coordinando los brazos y las piernas, hasta que los sincronice en forma alterna, y logre moverse hacia adelante.

Desarrollo psicomotor

Esto último no sucede sino después de mucha práctica, y lo que se ve con frecuencia es que el bebé se mueve hacia atrás, o un poco hacia adelante, para luego retrocede de nuevo y quedar en el mismo sitio.

Esto no solo desespera a los padres, sino que también produce cierta frustración en el bebé. El fantástico empeño que algunos ponen para lograr sus objetivos: se estiran, doblan, agitan las piernas y los brazos, y de repente se encuentran jugando con su osito, las llaves, o el juguete que le hayas colocado de frente. En definitiva, el proceso de aprendizaje en algunos bebés puede ser un poco más tardío.

Aspectos físicos importantes en los bebés de esta edad

Los niños más gordos, pueden presentar dificultad cuando tratan de desplazarse, es frecuente la escena del bebé gordo que llora, y se queja al tratar de alcanzar un objeto cercano sin poder conseguirlo, pues el sobrepeso disminuye la agilidad. Como resultado de esto, la madre le da galletas u otro alimento para tranquilizarlo, y sin darse cuenta, completa el ciclo llanto-alimento, obesidad – frustración- llanto.

Otra forma de moverse muy usada a esta edad, es la de rodar sobre ellos mismos, como un tronco, de esta manera, pasa de un extremo a otro del cuarto sin mayor dificultad. Te recuerdo que de ahora en adelante debes de abrir y cerrar las puertas con mucho cuidado, pues los bebés tienen la facilidad de colocarse detrás de las puertas o meter los deditos debajo para ver a donde fue mamá.

Un avance importante es que pueden sentarse con mínimo apoyo por mucho más tiempo, sin embargo, al cansarse se caen de lado. Más adelante verás cómo se sienta con ayuda, y juega libremente utilizando ambas manos, sin la necesidad de apoyarse en una de ellas.

El deseo importante de adoptar la posición vertical puede convertir el cambio de pañales en una verdadera odisea. Algo que puede ayudarte es una caja musical, un móvil que lo distraiga momentáneamente mientras lo cambias con rapidez, o algo que sostenga con sus manos.

Capacidad sensorio motora

El bebé comienza a planificar algunas de sus conductas, y ahora demuestra cierta direccionalidad en algunas de ellas. Si ve dos objetos puede decidirse por uno de ellos, y luego someterlo a un proceso general de golpearlo, agitarlo, morderlo, y luego dejarlo caer para seguirlo con la vista, el ejercicio de pasarse las cosas de una mano a la otra continúa, a medida que lo hace se diferencia más del medio que lo rodea.  La idea de tirar del pelo de la mamá, meterle los dedos en la nariz o apretarle los cachetes, le fascina, aunque todavía no entiende porque no se lo permiten.

Los objetos pequeños, son los que más le atraen, aún es difícil agarrarlo con precisión, pues, utiliza toda la mano para hacerlo. Las cosas más grandes las agarra sin problema.

A la hora de comer, es probable que se distraiga agarrando del suelo los pedacitos de comida, o tomando la cuchara o el plato completo. En estos momentos, este pequeño solo estudia los diferentes sonidos que hacen los objetos al caer, si no reafirma el concepto de que la cosa ya no desaparece cuando no la puede ver, pues, siempre termina en algún lugar.

En este caso, el piso de la cocina, las paredes, y en contadas ocasiones, algunos especialistas sugieren que la disciplina comienza cuando el niño voltea a ver a sus padres, como buscando confirmar sus actos, por supuesto, que esto no lo verás tan claro a esta edad, en pocos meses será muy fácil identificar los momentos en que los bebés solicitan tu consentimiento.

Otra habilidad de esta edad, es con la que el bebé te sigue con la mirada cuando están en el mismo lugar, en poco tiempo te buscará  personalmente, te insistirá en que lo atiendas y juegues con él, una buena parte del día, por lo tanto, disfruta de esta libertad temporal, pues, una vez que te alcance y se agarre a tu pierna cambiará la historia totalmente.

Desarrollo afectivo en bebés de seis meses

La capacidad social continúa en ascenso; sin embargo, ya no interactúa tan fácilmente con los extraños como la hacía antes. Los hermanitos, si los hay, constituyen una parte importante en su mundo, pueden pasar horas jugando, pues, definitivamente prefieren a la gente que a los juguetes en sí.

Un avance fundamental lo constituye el hecho de que contesta volteándose, cuando lo llaman por su nombre. Asimismo, al final del mes muchos bebés son capaces de dirigir la mirada hacia ciertos objetos  familiares cuando los mencionas.

Las sonrisas y las carcajadas son más frecuentes, y guardan estrecha relación con su creciente capacidad social. Su lenguaje continuo desarrollándose, vocaliza claramente algunos de sus sentimientos básicos, como cuando algo le produce placer o le disgusta. Algunos bebés comienzan a decir papá o mamá, pero, sin un sentido claro y con una pronunciación divertida.

El día que lo haga bien te sentirás inmensamente feliz, y es probable que él también lo capte, repitiéndote una y otra vez, sus dos nuevas palabras, pues, de alguna manera sabes que esas palabras mágicas producen inmensa alegría, y poco a poco, las relaciona con que viene mamá a buscarlo entonces es papá  el que lo hace. En este momento el lenguaje comienza a tener significado.

Estimulación temprana para tu bebé de seis meses

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...