Desarrollo social y afectivo en bebes de 0 a 3 años

2
903
desarrollo social y afectivo en los bebes

A continuación, te describo las bases del resultado final del desarrollo social y afectivo en los bebes con sus padres, que sin duda comienzan  durante  el embarazo y se consolida durante el primer año. Y es hasta los 3 años, donde se puede aportar una información valiosa que los ayudará a entender mejor esta compleja relación. Decenas de estudios basados en muestras amplias, nos indican que los niños que tienen un lazo afectivo seguro, tienden a ser más competitivos, con más autoestima, son más curiosos e independientes, se adaptan mejor a las novedades, son persistentes a la hora de resolver un problema, toleran mejor las frustraciones y presentan menos problemas de conducta.

Cambios en el ámbito afectivo del bebe

A medida del crecimiento del bebe, se van notando cambios importantes como por ejemplo: en el cabello fino de su cabeza, la suavidad de la piel, el lanugo del cuerpo, la fontanela y sus movimientos  poco coordinados, nos hacen producir un sentimiento instintivo que nos lleva a protegerlo, abrazarlo, y enseñarle el mundo que lo rodea. En otras palabras, pareciera como si los humanos adultos estuvieran equipados con respuestas innatas, que se desencadenan ante ciertas características físicas de los miembros más inmaduros de su especie.

Algunas de las reacciones iniciales del bebe con sus padres, como por ejemplo cerrar las manos y aferrarse a su mamá, chuparse el dedo, ya sea mientras su madre le canta o lo abraza; con el tiempo estas conductas un tanto inespecíficas, son reemplazadas por patrones bien definidos de llanto o de succión, y esta última,  se modifica  y adapta a objetos determinados. Por otro lado, la acción de aferrarse es suplantada en parte, por un contacto visual estrecho con la madre, esta conducta del niño está diseñada para provocar un contacto físico y eventualmente psicológico con sus padres.

Conductas afectivas del bebe

Durante las primeras semanas de vida, las conductas para mantenerse cercano a su mamá no sólo están orientadas hacia ella sino también al papá;  si es posible, debe participar activamente es este tipo de contacto, pues su hijo a estas alturas reacciona por igual ante ambas figuras. En la segunda mitad del primer año, reconoce claramente quien es la persona que siempre lo cuida y entonces desarrolla un estilo único de interacción con la misma.

Cuando se va formando el desarrollo social y afectivo en los bebes, cualquier interrupción o ruptura puede provocar serios disturbios en los niños de un año de edad, dado que reaccionan con gran vehemencia ante estas separaciones; como por ejemplo, cuando la madre los deja con personas extrañas. En estos casos, el bebe llora y se pone ansioso hasta que la madre regresa.

A partir del año de edad viene el desapego

Ha medida que el niño aprende a caminar, hablar y explorar activamente su ambiente, el contacto directo con su madre pasa a ser menos necesario, y puede mantenerse a distancia con más facilidad. Si las situaciones que generan ansiedad, no son muy frecuentes o intensas podrá separarse por periodos prolongados, con la seguridad de que podrá conseguir el apoyo de sus padres en un momento dado, pudiendo en ocasiones ir a un lugar solo o con la ayuda de otros compañeritos de su misma edad, sean familiares o amigos.

Es al final del tercer año aproximadamente, cuando el niño aprende a captar la ausencia  temporal de su madre, sin protestar, siendo capaz de adaptarse con más facilidad a figuras sustitutas como profesores, familiares u otras personas. Sin embargo, en estos momentos de tensión, angustia o miedo, los niños continuarán buscando a sus mamas o a alguna figura cercana para encontrar consuelo y seguridad.

Decenas de estudios basados en muestras amplias, nos indican que aquellos niños que tuvieron un desarrollo social y afectivo óptimo, tienden a ser más competitivos, con más autoestima, son más curiosos e independientes, se adaptan mejor a las novedades, son persistentes a la hora de resolver un problema, toleran mejor las frustraciones y presentan menos problemas de conducta.

Características del desarrollo social y afectivo en los primeros tres años del bebe

  • Base evolucionista: La mejor esperanza que él bebe tiene  para sobrevivir se basa en la proximidad de sus padres.
  • Primeras semanas: Él bebe este predispuesto a acercarse a la gente.
  • Segundo o tercer mes: Él bebe reacciona ante otras personas y eventos ambientales manteniendo una unión indiscriminada con cualquier persona de cara sonriente.
  • Sexto mes: El bebe busca a su madre y reacciona especialmente con ella.
  • Noveno a doceavo mes: El bebe mantiene unión a través de cierta distancia, gradualmente toma iniciativa en los contactos. Hay miedo a los extraños.
  • De 12 a 24  meses: La madre es la figura central del niño. El siente ansiedad y miedo en presencia de extraños, separaciones prolongadas de la madre lo llevarían a protestar, luego a desesperarse y finalmente al desunirse.
  • Final del tercer año: El niño acepta la ausencia temporal de su madre sin protestar y se adapta a figuras sustitutas.

Finamente, es importante considerar los cambios que ocurren durante el proceso del desarrollo social y afectivo en los bebes, dado que de ellos dependerá el sano crecimiento de los pequeños.

Cómo afrontar el desapego infantil

 

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...