La vida de los padres de un bebé pandémico

0
135
El pediatra es un recurso excelente para entender a tu bebé

Todos los bebés lloran. La mayoría de los bebés lloran mucho desde las dos semanas hasta los dos meses de edad. Algunos lloran más que otros, y algunos lloran más tiempo que otros. Para muchos padres primerizos, el llanto es una de las partes más estresantes de la convivencia con un recién nacido, en especial cuando cambia la vida de los padres de un bebé pandémico.

En algunos casos, el estrés extremo y el descontrol emocional temporal de un cuidador pueden llevar a acciones que den lugar a un traumatismo craneoencefálico abusivo. De hecho, el desencadenante más común de un traumatismo craneoencefálico abusivo es simplemente un bebé que llora.

Como señala una declaración de política de la Academia Americana de Pediatría, las acciones que conducen a un traumatismo craneal abusivo suelen ocurrir cuando los cuidadores experimentan estrés y llegan al límite de sus fuerzas.

bebé pandémico
A las madres primerizas les puede resultar útil hablar de sus experiencias con otras madres

La vida de los padres de un bebé pandémico

No obstante, hay un lado positivo: la clave para prevenir las acciones que conducen a un traumatismo abusivo es comprender lo comunes que son los sentimientos de frustración, aislamiento y agotamiento durante los primeros meses de vida de un bebé.

Por lo general, los nuevos padres pueden buscar apoyos sociales y ayuda externa, pero ¿qué ocurre cuando tenemos restringidos nuestros movimientos y nuestros contactos? ¿Qué ocurre cuando los abuelos no pueden venir a ayudar, o cuando los vecinos no se acercan a tomar un café? ¿Qué ocurre cuando las familias se enfrentan a la pérdida de empleo, a los problemas de cuidado de los niños y a otras consecuencias persistentes de la pandemia de COVID-19? He aquí algunas sugerencias:

Intentar todos los trucos para calmar a los niños

Los bebés que lloran quieren ser calmados. Es posible que tengas que probar varias cosas, una y otra vez, antes de que se calmen. Prueba  tomarlos en tus brazos, darles de comer, envolverlos, mecerlos suavemente o cantarles. Si esto no funciona, pon al bebé en el suelo y tómate un descanso.

Asegúrate de que tu bebé está en un entorno de sueño seguro (boca arriba en una superficie firme para dormir con una sábana ajustada, lejos de mantas blandas, juguetes, almohadas y otros materiales de cama). Aunque algunos bebés lloran durante mucho tiempo, los padres se sorprenden de la rapidez con la que lloran hasta quedarse dormidos.

Presta atención a tus propias necesidades

Sin duda, los retos de las nuevas madres pueden resultar a veces abrumadores. Descansa todo lo que puedas: intenta dormir cuando lo haga el bebé. Encuentra tiempo para ti cuando tu pareja u otro adulto cuide al bebé. Ponte los auriculares, llama a un amigo o familiar, tómate una taza de té o simplemente relájate.

Conéctate con los demás

El distanciamiento social durante el brote de COVID-19 puede ser aislante. Prueba utilizar los chats de vídeo o las redes sociales para mantener el contacto. Si eres un amigo o familiar que recibe estas llamadas, escucha primero, antes de ofrecer sugerencias.

Imagina que estás con el joven padre, que está llorando en tu hombro y que le ofreces consuelo sin palabras. Tener esta imagen en mente puede ayudar a proporcionar el apoyo social que todos los nuevos padres necesitan.

Utiliza a tus «ayudantes»

Involucra a los hermanos mayores tanto como puedas, animándoles a ser tus ayudantes especiales, para que puedan ayudar de forma adecuada con su desarrollo.

Busca ayuda

La depresión es la enfermedad mental más común. Si tienes un historial de depresión antes de que nazca tu bebé, puedes tener un mayor riesgo de sufrir depresión posparto. Habla con tu proveedor pronto para prever esta posible condición.

Muchos médicos, enfermeras y proveedores de servicios de salud mental están ahora preparados para realizar visitas de telesalud y pueden ayudarte por vídeo o por teléfono.

Extiende la mano

La vida de los padres de un bebé pandémico es muy agitada. Si eres amigo, pariente o vecino de una familia con un recién nacido, este es el momento de tender la mano. Piensa en cómo puedes ayudar.

Además del apoyo social, ¿puedes comprar pañales u otros artículos para el bebé? ¿Puedes llevar comida o golosinas para los hermanos o los adultos? ¿Puedes supervisar con seguridad a los niños mayores en el exterior? Tal vez puedan acompañarte cuando saques a pasear a tu perro.

Ayuda a un compañero de trabajo

Si eres compañero de trabajo de un padre o madre que se reincorpora al trabajo (especialmente durante el distanciamiento social) tras el permiso parental, sé amable y dale apoyo. Si ves o escuchas al bebé en la llamada, ¡saluda!

Busca un foro

A las madres primerizas les puede resultar útil hablar de sus experiencias con otras madres primerizas. Además de buscar la ayuda de amigos, familiares, vecinos y profesionales de la medicina, busca foros de debate y comunidades de mamás dedicadas a compartir problemas, historias y consejos entre ellas en Internet.

Tener un bebé en pandemia

La adaptación en tiempos de pandemia es crucial para el bienestar y desarrollo del bebé.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...