Mi bebé se ha golpeado la cabeza ¿Debo preocuparme?

0
261
El tratamiento de los traumatismos craneales depende de la gravedad.

Sabemos lo aterrador que puede ser cuando tu precioso bebé se golpea la cabeza. Y si estás viviendo esto en este momento, haciéndole cariño a tu pequeño mientras buscas qué hacer, estás en el lugar correcto, pues responderemos a la inquietud de muchas madres: “mi bebé se ha golpeado la cabeza ¿Debo preocuparme?”.

En primer lugar, respira hondo e intenta mantener la calma. La mayoría de las veces, los golpes en la cabeza relacionados con las caídas son menores y no requieren atención médica. De hecho, un estudio concluyó que las lesiones en la cabeza relacionadas con caídas en niños pequeños no suelen causar daños graves.

Mi bebé se ha golpeado la cabeza ¿Debo preocuparme?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades afirman que las caídas son la principal causa de visitas a urgencias relacionadas con lesiones cerebrales traumáticas en niños de hasta 4 años. Hay que tener en cuenta que esto es poco frecuente. Por eso, en el caso más raro, hay algunos indicios que deberían alertarte para que busques ayuda médica de urgencia.

golpes en la cabeza
El pediatra puede aconsejar un control frecuente, así como algunas restricciones.

Cómo y cuándo observar y esperar

En la mayoría de los casos, observar y esperar (con mucho cariño adicional) es la forma más adecuada de actuar tras un pequeño golpe en la cabeza de un bebé. Ten en cuenta los síntomas de un traumatismo craneal más grave y vigila cualquier cambio de comportamiento o déficit neurológico en las 48 horas siguientes al accidente.

Otras formas de cuidar a tu pequeño lesionado durante el periodo de vigilancia y espera son:

  • Aplicar hielo según lo tolere tu bebé.
  • Limpiar y vendar los pequeños cortes o abrasiones de la piel.
  • Comprueba si hay cambios o consistencia en el tamaño de las pupilas de tu bebé.
  • Vigila a tu bebé mientras duerme las siestas y por la noche.
  • Llama al pediatra de tu bebé para que te oriente si te preocupa.

Cuándo llamar al pediatra

Tú eres quien mejor conoce a tu bebé, así que si estás mínimamente preocupada, no dudes en llamar al pediatra de tu hijo para que te aconseje sobre lo que debes hacer. Es posible que quiera evaluar a tu bebé por precaución y documentar la lesión en su historial médico.

Para evaluar un traumatismo craneoencefálico, el pediatra o el médico de urgencias probablemente te preguntará cómo se produjo la lesión, qué hacía tu bebé antes de sufrirla y qué síntomas experimentó después. También es posible que le hagan una serie de exámenes neurológicos -observar los ojos y la respuesta a la voz y al tacto de tu bebé- y una exploración física general.

Si algo de este examen hace pensar en una lesión cerebral grave, el médico puede solicitar una prueba de imagen como una tomografía computarizada. El TAC sólo suele realizarse cuando hay indicios de una lesión cerebral grave. Aunque es poco frecuente, el médico puede aconsejarle que acudas al servicio de urgencias más cercano para una evaluación, un diagnóstico o unos cuidados críticos más inmediatos.

Cuándo buscar ayuda médica de urgencia

En primer lugar, las estadísticas son tranquilizadoras, ya que, según un estudio sobre caídas cortas en niños pequeños, sólo entre el 2 y el 3 por ciento de las caídas provocan una simple fractura lineal de cráneo, y la mayoría de ellas, no causan problemas neurológicos.

Sólo alrededor del 1 por ciento de las fracturas de cráneo relacionadas con caídas accidentales causan lesiones cerebrales de moderadas a graves. Dicho esto, sigue siendo importante conocer los síntomas de una lesión cerebral traumática, incluidas las conmociones cerebrales, que suelen presentarse entre las 24 y 48 horas siguientes al accidente.

Si tu bebé presenta alguno de estos síntomas después de sufrir una lesión en la cabeza, llévalo inmediatamente a la sala de urgencias más cercana:

  • Sangrado incontrolado por un corte.
  • Abolladura o protuberancia en el cráneo.
  • Moretones o hinchazón excesivos.
  • Vómitos repetidos.
  • Somnolencia inusual o dificultad para mantenerse alerta.
  • Pérdida de conciencia o no responder a la voz o al tacto.
  • Sangre o líquido que sale de la nariz o los oídos.
  • Una convulsión.
  • Sospecha de lesión en el cuello o la médula espinal.
  • Problemas para respirar.

Por qué los bebés se golpean la cabeza

Los golpes accidentales en la cabeza son una de las lesiones más comunes entre los bebés y los niños pequeños. Pero puede que este hecho por sí solo no te impida reproducir continuamente la escena en tu cabeza mientras piensas qué hacer.

Un golpe en la cabeza relacionado con una caída, suele deberse en gran medida a la estatura y el desarrollo físico del bebé y no a tu forma de educarlo. Las cabezas de los bebés suelen ser proporcionalmente más grandes que sus cuerpos, lo que facilita que pierdan el equilibrio.

Además, la fuerza y las capacidades físicas de los bebés cambian constantemente, lo que afecta su estabilidad y coordinación. El mismo adorable paseo tambaleante puede ponerlos en peligro cuando se encuentran con una superficie nueva e irregular o con un objeto divertido que los hace correr.

Esto, unido a la tendencia de un bebé a realizar actos más temerarios que le hagan trepar, saltar o intentar volar sólo por la emoción, puede ser la ecuación perfecta para una desagradable caída. De hecho, los bebés son famosos por estas lesiones craneales comunes:

  • Resbalar en la bañera.
  • Caerse de espaldas.
  • Caerse de la cama o del cambiador.
  • Caerse después de subirse a los muebles.
  • Caerse dentro o fuera de la cuna.
  • Tropezar con alfombras u objetos en el suelo.
  • Caerse por las escaleras.
  • Caerse al utilizar la andadera (una de las razones por las que son inseguras).
  • Caerse de los columpios del parque infantil.

La altura desde la que se cae un bebé, está relacionada con la gravedad de la lesión, de modo que si tu hijo se ha caído desde una distancia mayor (por ejemplo, desde una cuna o cama) corre un mayor riesgo de sufrir lesiones graves. Con esto, esperamos que ya sepas cómo actuar ante la inquietud: “Mi bebé se ha golpeado la cabeza ¿Debo preocuparme?”.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...