Niños bilingües: ¿cómo enseñar a tu hijo un segundo lenguaje?

0
767
Niños bilingües ¿cómo enseñar a tu hijo un segundo lenguaje

Ser bilingüe significa entender y comunicarse en dos idiomas. Y todo apunta a que, cuanto antes se fomente esta capacidad en el niño, más sencillo le será conseguirlo, con todas la ventajas que ello comporta. Después de todo, los niños bilingües tienden a tener mejor desarrollo cognitivo, mejores calificaciones y éxito profesional cuando crecen. Sin embargo, hay premisa que debes tener muy clara durante el proceso de aprendizaje de un idioma: Cuando este proceso comienza en la infancia, este debe estar vinculado al juego y la diversión.

Una de las mejores formas de aprender un idioma es acostumbrar al oído. Por lo que es importante que los padres le hablen en esa lengua.

Pautas para fomentar el aprendizaje de más de un idioma en los niños:

Sin prisas ni obligaciones. Esas son las dos pautas que no debes perder de vista cuando te decidas a enseñar a tu hijo una segunda lengua. Los resultados académicos déjalos para más adelante cuando sea más grandecito. Una buena opción para los niños más mayorcitos son las películas series y programas infantiles en su versión original.

Alguno expertos recomiendan el enfoque “un padre, un idioma”. Esto es establecer una rutina desde los primeros meses de vida del niño, donde cada padre le hable en un idioma distinto. Lógicamente, este plan resultara más sencillo para aquellos progenitores que tengan lenguas maternas distintas.

Independientemente del método que elijas para enseñar una segunda lengua a tu hijo, es muy importante que no mezcles los idiomas.

Piensa en la diversión – los niños aprenden más rápido a ser bilingües si es divertido

Ten en cuenta sus gustos, preferencias y aficiones: Por ejemplo, si a tu hijo le gustan los perros, consíguele películas, libros, y demás material de apoyo en ese idioma y que tenga a estos animalitos como protagonistas. 

Respeta su ritmo de aprendizaje: Recuerda, no todo lo puede aprender de inmediato, es normal que cuando está aprendiendo dos idiomas a la vez, le puede costar uno más que otro. Incluso, puede que parezca que no registra nada de lo referente a alguna de las dos lenguas. Esto se debe a que su cerebro, a pleno rendimiento a estas edades, tiene que trabajar aún más para interpretar y usar dos lenguajes, pero es solo cuestión de tiempo. No lo apures, poco a poco sabrá el significado de una cosa en los dos idiomas. 

Aunque tu no sepas la lengua que esta aprendiendo tu hijo, anímale a que se exprese en ella y simula que le entiendes. Este esfuerzo es fundamental para los dos, pues tu lo estás ayudando a aprender más. 

Si está recibiendo clases de un profesor bilingüe, asegúrate siempre de que la metodología este basada en el juego. Procura además que haya como máximo 4 niños en clase, y de ser posible, que el profesor sea nativo de una de las dos lenguas. 

Uno de los métodos más efectivos para ampliar el vocabulario del bebé en otras lenguas, son las fichas. Además, tiene la ventaja que pueden poner en práctica todo lo aprendido en casa y sin dificultad. Basta con elaborar unas fichas en las que aparezca por una cara la foto o el dibujo del objeto o animal, y en el otro lado el nombre aunado también a la pronunciación. Hay algunas páginas web en las que puedes descargar este sistema. Enséñaselo al tu hijo de 2 a 3 veces al día, ya que esta presentación bilingüe se hace más educativa.

Para ejercitarles bien el oído, ponle música en el idioma que esta aprendiendo. Siempre será más importante la melodía que el contenido de la letra, sobre todo cuando se trate de niños muy pequeños. Las canciones infantiles serán fáciles de recordar, pero cuando el niño es mayor, la repetición del estribillo y la memorización de las canciones en otra lengua se ha convertido en un método más eficaz para retener el vocabulario y sintaxis de otros idiomas. Este es un sistema de aprendizaje de una lengua extranjera en casi todos los colegios con niños bilingües de primera enseñanza. 

Mitos del proceso de enseñanza a un niño bilingüe

Hay mitos que resultan falsos es este tipo de enseñanzas. Uno es que solo los padres que son bilingües pueden educar a niños bilingües. Aunque aparentemente resulta más sencillo, los padres monolingües también pueden hacerlo, solo es cuestión de planificarse y organizarse entre ellos y el aprendizaje de su hijo para orientarlo hacia el bilingüismo en otra lengua.

Si los padres son bilingües, tienen que orientar sus hijos desde el primer día. Esto es falso, no es necesario que sea así. Aunque sin duda es más eficaz y más cómodo, en realidad un niño ya mayor puede aprender igual de bien si tiene una movilización positiva en su entorno. Esto es favorable para él, nunca es tarde para intentarlo.

¿Solo un nativo puede enseñar el idioma? Podría ser preferible, pero no es necesario. Cualquier persona con un buen nivel en un idioma puede enseñarlo a otro, incluyendo a los niños.

Estas son algunas ventajas que tiene el binguilismo:

Los niños expuestos a varios idiomas son más creativos y tiene más desarrolladas sus capacidades para resolver problemas.

Hablar un segundo idioma durante los primeros meses de vida favorece la programación  de los circuitos cerebrales, facilitando el aprendizaje futuro de otras lenguas.

Aprender 2 idiomas desde el nacimiento permite un dominio completo de la lengua hasta los 3 años de edad.

Los niños que hablan son bilingües desarrollan antes unas destrezas como la atención selectiva o la habilidad para concentrarse en detalles importantes.

 

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...