Padres como modelos: educar con el ejemplo a los hijos

0
860
Padres como modelos educar con el ejemplo a los hijos

Es momento de dotarse de toda una infraestructura de estímulos de última generación. Pero, debes de saber que el aspecto que más va a influir en el niño es el comportamiento de sus padres. Después de todo, los padres son como modelos de conducta por excelencia.

Los padres como ejemplo y modelos:

A los hijos les gusta imitar tanto sus palabras como sus acciones, tanto para bien como para mal. Por ejemplo, si ve que se muestran agresivos cuando alguien les inoportuna al volante, él/ella copiara esa actitud y también responderá de forma agresiva cuando algo le incomode.

Aunque de forma inconsciente, muchas de las reacciones de los padres están guiadas por una reacción a la forma en la que ellos fueron criados, sin pararse a pensar en la infelicidad que tal vez este tipo  de conducta les produjo. Otros sin embargo, y de forma mas consiente, defienden la teoría de que si esto sirvió para mí, y aquí estoy, también servirá para mi hijo. Vale la pena reflexionar sobre qué modelo educacional quieres ofrecer a tu hijo, teniendo en cuenta tu criterio y el de tu pareja.

Uno de los aspectos más copiados por los niños, es la conducta social de sus padres. Si ven que se comportan correctamente con amigos, vecinos y conocidos, y son educados con todo el mundo, pocas pautas habrá que darles al respecto.

La forma en que los padres se relacionan y se llevan entre sí, es una de las que más impacto tiene en el desarrollo emocional del niño. Es relevante la manera en la que se resuelven delante de el los conflictos que inevitablemente surgen como resultado de la convivencia. La mayoría toman estas interacciones entre sus padres como base para sus propias relaciones.

Las contraindicaciones desorientan mucho a los niños

Un clásico al respecto es el tema de la mentira. Es un contrasentido exigir al niño que diga siempre la verdad, y castigarle  cuando miente, si a diario sorprende a los padres en un sinfín de mentiras: Desde negarse a ponerse al teléfono cuando preguntan por ellos, a decir a sus jefes que esta enfermos para no ir al trabajo, pasando por el amplio repertorio de excusas para evitar coincidir con según que familiares o conocidos.

En cuanto al tema del orden, hay muchos padres que son un auténtico desastre para organizarse, pero exigen de forma rígida a sus hijos que tangan sus habitaciones limpias. Este es uno de los principales retos que deben plantearse los padres con niños pequeños, asumiendo que ellos también deben mejorar ese aspecto e integrando a sus hijos en esta acción conjunta.

Hay que mostrar respeto por todo el mundo y también por el niño. Para ayudar y enseñar a tu hijo a respetar, condición indispensable para establecer relaciones familiares y sociales sanas, has hincapié en aquellos momentos y situaciones en los que tú te estas comportando de forma respetuosa. Por ejemplo, cuando elige un osito para llevárselo de paseo, muestre respeto por su elección aunque el tamaño del juguete sea considerablemente incómodo.

Cuidado con las reacciones viscerales

Si es normal que los adultos se confundan respecto a la forma de actuar de otras personas, ten en cuenta que con mayor razón esto también ocurre en el caso de los niños. Lo dicho con el agravante de que, como su modelo que eres, siempre tiene puesto el punto de mira sobre ti y magnifica todas tus actitudes hacia el. Por ejemplo, si llegas del trabajo de muy mal humor, esfuérzate en explicarle a tu hijo que tu comportamiento no tiene nada que ver con el.

Has que sepa diferenciar el enfado del cariño, a muchos niños les resulta difícil de comprender la diferencia entre amor e ira; piensan que si sus padres les gritan y les regañan significa que ya no les quieren. Por eso es importante, debes explicarle el porqué de una regañina y sobre todo dejarle muy claro que tú deber como padres es corregirle cuando hace las cosas mal, pero que eso no tiene nada que ver con lo mucho que lo quieres.

Si te quieres y te valoras, tu hijo tendrá una gran autoestima. No hay mayor estímulo para la autoestima infantil, que la certeza que sus padres se comportan de forma segura y optimista. Con este tipo de enseñanzas tan directas, las palabras suelen sobrar.

Dale tu ejemplo paterno como la afición por la lectura. Este es un buen hábito que los niños copian de sus padres.

Si comes bien, le enseñas a comer bien. Dale importancia a este acto social y familiar de sentarse todos juntos a comer. Si te ven comer frutas o verduras te imitará. Se ha sabido que tener padres con sobrepeso y obesidad es un factor de riesgo para que los hijos también padezcan de estos males.

Acudir a revisiones medicas, odontológicas etc., son actitudes que los padres enseñan a sus hijos desde pequeños.

No olvides pedir las cosas con por favor y darlas gracias. Si te oye decirlo, acabará haciéndolo.

Evita los gritos, los maltratos, las mentiras, insultos y hasta los golpes y acércate al dialogo, la tranquilidad y el amor. Recuerda que tu hijo es una esponja que absorbe todo lo que dices y lo que haces, nunca olvides esto.

Es muy importante que determines con claridad cuáles son aquellas cosas que no te gustaría que tu hijo copiara de ti, y esfuérzate por no hacerla tú.

Siendo que los padres son como modelos a seguir, a continuación te explicamos esto más detalladamente:

  • Si no quieres que tu hijo fume, no fumes tu tampoco (al menos no lo hagas delante de él).
  • ¿Esperas que tu hijo sea ordenado? Esfuérzate entonces al máximo para que tu hogar haya un mínimo de orden. 
  • Si quieres que tu hijo no critique, nunca hagas comentarios negativos de nadie delante de él.
  • Para evitar que tu hijo diga palabrotas o palabras ofensivas, vigila mucho tu vocabulario.
  • Si quieres que tu hijo llegue a tiempo al colegio, asegúrate tú de llegar a tiempo al trabajo.

Todo esto te lo hago saber a través de este escrito como una guía para que te sirva en un futuro inmediato, ya que, tu hijo crece y evoluciona todos los días. Tómalo como una guía que te sirva en la orientación ante las diferentes etapas que se presentan en cada hogar con la llegada del bebé. Nunca subestimes el poder que tienen los madres como modelos de sus hijos.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...