Pesadillas en niños: ¿cómo afrontar los terrores nocturnos?

0
807
Pesadillas en niños ¿cómo afrontar los terrores nocturnos.

Desde el momento que nacen, es importante que le enseñemos a nuestros hijos un buen habito como la hora de dormir. Pues el niño se va acostumbrando a esta rutina, a acostarse a la misma hora  y dormir un número determinado de horas seguidas. Aunque no se escapa de una realidad la posibilidad que se presentes trastornos del sueño, entre estos  podemos destacar las pesadillas, miedos y terrores nocturnos.

Pesadillas

Sabemos que son comunes en a infancia, por regla general, el niño se despierta asustado y comienza a lloras descontroladamente. Dependiendo del tipo de pesadilla, lo normal es que cuando esta en presencia de los padres el niño se tranquiliza, a diferencia de lo que ocurre, cuando se trata de los terrores nocturnos. Se acuerda de las pesadillas y lo llega a recordar hasta el día siguiente, por lo que, podría ocurrir que no quiera irse a dormir en la noche, estas se dan más en las niñas que en los varones.

Terrores Nocturnos

A diferencia de las pesadillas para empezar, su causa es independiente de las experiencias y los acontecimientos que el niño vive durante el día. Cuando las padece el niño, grita de forma incontrolada y parece estar despierto, aunque si hablas con el notarás que se confunde y que le cuesta comunicártelo bien. Suele pasar a los 2 años en adelante y esto pasa más a los varones que a las niñas.

Miedos

El primer problema que se presenta con este es a la hora de dormir, le da miedo la oscuridad, y se angustia por la separación de sus padres. Es importante que desde el momento en que el bebe deja de compartir la habitación con sus padres, empiece a dormir solo. Mientras va creando el habito o la costumbre, lo va demostrando con el llanto. Cuando se despierta a media noche y se siente solo, llora pidiendo compañía de sus padres. Sería bueno dejarle una luz prendida pero de manera indirecta.

Como posible solución ante estos problemas del sueño te aconsejo:

Antes de acostarte, créale una rutina donde se acueste todos los días a la misma hora. Después de darle un baño, beber un poco de leche o leerle un cuento, y que esta forma de despedirse sea la misma, vas reforzando su seguridad frente a esos posibles problemas de sueño.

Mejor no le muestres o dejes ver televisión y menos programas de miedo, escenas de violencia o cualquier escena cotidiana de los noticieros que pudiesen intensificar los temores ocultos en el niño. 

Evita que duerma mucho durante el día – cómo evitar pesadillas y terrores nocturnos

Podríamos decir en otras palabras que la hipersomnia es la tendencia que tiene el niño a dormirse durante el día. Esto puede asociarse al insomnio o a una alteración del ritmo del sueño. No lo dejes dormir por mucho tiempo en el día, pues corres el riesgo que el sueño si invierta.

Habla con el de su miedos combate con el y ayúdalo a enfrentar esto temores

Explícale que esta en casa y está seguro al lado de su padres y que no dejarás que nada malo de suceda. Hazle saber que estás cerca y para demostrárselo, deja la puerta de su habitación a medio abrir y con una pequeña luz encendida.

Reconfórtalo

Si durante la noche se despierta con un terror o pesadilla, dale un gran abrazo que se sienta seguro, bésalo y demuéstrale mucho cariño. Es mejor que no le digas que te cuente la pesadilla, ya que recordarla le podría afectar. Préndele la luz por un rato para que compruebe que todo sigue igual a como estaba antes de dormir. Explícale que es un mal sueño pero que esto no existe, háblale de algo que lo agrade y permanece a su lado por un rato has que se duerma de nuevo.

En la mañana siguiente, es buen momento para hablar con tu hijo de lo soñado. Sin embargo, si la causa de su despertar fue un terror nocturno seguramente ya no se acuerda. Es importante que de manera sutil y discreta, busques algunos indicios de  presión o ansiedad, preguntándole si en el sueño estaba presente alguien habitual de su vida o si se sentía perseguido. Recuérdale todas las veces que sea necesario que los sueños no son reales y por eso no se repetirán la siguiente noche

También es posible que se presenten otros inconvenientes como los siguientes:

  • Disomnia: esta trata de que los niños presentan problemas a la hora de irse a dormir o que tienen dificultad para mantener el sueño y se despierta seguido en las noches.
  • Sonambulismo: es un trastorno benigno del sueño, consiste en que sin despertarse se levanta de la cama y camina por la casa o su habitación.
  • Somniloquia: hablan dormidos y rechinan los dientes.
  • Enuresis: son los niños que se orinan en la cama.
  • Apnea del sueño: es una obstrucción respiratoria durante el sueño podría producirles ronquidos.
Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...