¿Por qué la lactancia materna forma parte del sueño seguro?

0
117
Por qué la lactancia materna forma parte del sueño seguro
Cuando el bebé se separa del pecho, rueda de forma natural hacia la espalda.

La recomendación de amamantar a tu bebé suele ser un tema difícil, ya que hay mujeres que dan el pecho y otras que no. Sin embargo, en esta entrega nos dedicaremos a explicar ¿por qué la lactancia materna forma parte del sueño seguro?

Los expertos recomiendan dar el pecho al bebé para reducir el riesgo de muerte súbita e inesperada en la infancia, incluido el SMSL. Este consejo se basa en investigaciones que demuestran que la lactancia materna puede reducir el riesgo de SMSL en un 50%.

¿Por qué la lactancia materna forma parte del sueño seguro?

Especialistas en pediatría subrayan que hay que informar a los padres de los beneficios de la lactancia materna y animar a los que no la practican a que sigan las cinco recomendaciones restantes sobre el sueño seguro.

Colecho y lactancia
Las madres que comparten la cama suelen amamantar al bebé en posición lateral.

¿Por qué la lactancia materna es la fuente óptima de nutrición para un bebé, y durante cuánto tiempo hay que amamantarlo? La lactancia materna tiene múltiples beneficios tanto para los bebés como para las madres, pues se trata del mejor alimento para los bebés en su crecimiento y desarrollo.

La lactancia es una magnífica oportunidad para reforzar el sistema inmunitario del bebé, ya que la leche materna contiene anticuerpos que ayudan a combatir las infecciones y a protegerlo contra las molestias estomacales, los resfriados y las infecciones de pecho y oído.

La gravedad de los síntomas suele reducirse, así como el tiempo que el bebé tarda en combatir la infección. La lactancia materna también ayuda al bebé a desarrollar bacterias buenas en su sistema digestivo. A través de la leche materna, tu bebé obtendrá toda la nutrición que necesita para crecer bien, al tiempo que estará protegido de las bacterias dañinas.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los padres den el pecho exclusivamente a sus bebés hasta los seis meses de edad, si es posible. Una vez que el bebé cumpla los seis meses, puedes empezar a introducir en su dieta alimentos saludables complementarios. Y la lactancia materna puede continuar hasta los dos años de edad.

Alimentación y seguridad

Un bebé nace esperando estar en estrecho contacto con su madre noche y día, para mantenerse seguro, caliente y bien alimentado. Es perfectamente normal que los bebés -especialmente los amamantados- se despierten y se alimenten por la noche durante al menos el primer año.

Compartir la cama cuando se da el pecho es una forma tradicional de cuidar al bebé por la noche: dar el pecho por la noche puede ser mucho más fácil si se lleva al bebé a la cama y se le alimenta tumbado.

Las madres que comparten la cama duermen más que las que dan el biberón y dan el pecho durante más tiempo. Si decides no compartir la cama, el colecho puede proporcionar a tu bebé la cercanía que ansía y facilitar la lactancia sin compartir la misma superficie de descanso que tú.

El sueño de los niños: ¿cuáles son los riesgos?

Los bebés duermen en distintos lugares y a distintas horas. Dondequiera que duerma un bebé, es posible que se produzca una lesión accidental. Un bebé puede quedar atrapado entre los muebles o contra el cuerpo de sus padres, caerse de la superficie de descanso o correr el riesgo de asfixiarse o estrangularse con almohadas, cuerdas o mantas.

Los bebés amamantados se orientan cerca del pecho de su madre en la cama. Las investigaciones demuestran que las madres que comparten la cama con sus bebés amamantados adoptan una posición naturalmente protectora, lo que dificulta la superposición y hace improbable la asfixia con almohadas o ropa de cama. Esta posición se denomina «acurrucada» y explica ¿por qué la lactancia materna forma parte del sueño seguro?

Poner al bebé boca abajo para dormir puede afectar a su capacidad para despertarse y respirar. Las campañas «Back to Sleep» han reducido el SMSL en muchos países occidentales.

Las madres que comparten la cama suelen amamantar al bebé en posición lateral; cuando el bebé se separa del pecho, rueda de forma natural hacia la espalda. Una vez que puede rodar hacia adelante y hacia atrás, el bebé puede elegir su propia posición para dormir.

Lactancia materna durante la noche

Descubre la importancia de las tomas nocturnas y el desarrollo del bebé en el siguiente video.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...