¿Por qué los bebés no deben usar andaderas?

0
193
Por qué los bebés no deben usar andaderas
El uso de andaderas no ayuda al proceso de aprendizaje de la marcha.

En Canadá, la venta de andaderas está prohibida. A la Academia Americana de Pediatría (AAP) le gustaría que ocurriera lo mismo en Estados Unidos. ¿Por qué los bebés no deben usar andaderas?: Porque son peligrosas.

Según un estudio publicado en la revista Pediatrics, entre 1990 y 2014, más de 230.000 niños menores de 15 meses fueron atendidos en los servicios de urgencias por lesiones relacionadas con el uso de andaderas.

La mayoría de las lesiones se producen cuando los niños se caen por las escaleras, normalmente lesionándose la cabeza o el cuello, a veces de forma grave. Pero no sólo las escaleras pueden ser un problema. Los niños que llevan andaderas pueden doblarse los dedos, tirar de las cosas hacia abajo o alcanzar cosas peligrosas (como objetos afilados o líquidos calientes) que de otro modo estarían fuera de su alcance.

Los bebés pueden caerse de las andaderas y hacerse daño, muchos se han ahogado al meterse en una piscina. También se han producido lesiones a causa de los juguetes acoplados a un andador.

Bebé en caminadora
Considera la posibilidad de utilizar un centro de actividades o una caminadora.

¿Por qué los bebés no deben usar andaderas?

Entre 1990 y 2003, las lesiones causadas por las andaderas disminuyeron en un 84,5%, ya que se instituyeron normas de seguridad voluntarias y más familias empezaron a comprar las que no se movían. En 2010 entraron en vigor las normas de seguridad obligatorias.

Entre otras cosas, las normas incluyen medidas para ayudar a evitar que los andadores se vuelquen y para garantizar que los bebés que están dentro de ellos, estén bien sujetos y no puedan quedarse atascados en su interior.

Las normas también exigen un freno de estacionamiento, para mantener el andador más inmóvil y tienen normas para las propias ruedas para mantener los andadores más seguros. Aun así, en 2014 se atendieron 2.000 niños pequeños en las salas de urgencias por lesiones debidas a las andaderas. Entonces, ¿por qué los padres las utilizan?

Algunos padres las compran porque piensan que ayudan a los bebés a aprender a caminar más rápido. Sin embargo, lo cierto es lo contrario: el uso de una andadera puede retrasar la marcha independiente, esta es una de las razones de por qué los bebés no deben usar andaderas.

Esto se debe a que aprender a caminar no consiste tanto en aprender a usar las piernas. Se trata más bien de aprender a tirar para ponerse de pie y luego a mantener el equilibrio y dar pasos sin apoyo. Cuando los bebés son colocados en andadores, no aprenden nada de eso. Lo aprenden si se les pone en el suelo con algo de lo que puedan tirar, como un sofá o un cuidador.

La otra razón es que a los bebés les gustan y juegan felices en ellos. Esto es absolutamente cierto. A partir de los 6 meses, a los bebés les encanta estar en posición vertical y les gusta moverse para poder explorar y estar en el centro de la escena. Sin embargo, hay otras formas más seguras de poner a los bebés en posición vertical, como las caminadoras.

Movilidad

En cuanto a la movilidad, la verdad incómoda es que los bebés no sólo tienen que aprender a moverse por sí mismos, sino que necesitan una supervisión constante mientras lo hacen. Las andaderas pueden dar a los cuidadores una falsa sensación de seguridad y hacerles pensar que no necesitan estar al alcance de la mano del bebé, cuando no sólo es exactamente donde tienen que estar, sino donde los bebés quieren que estén.

¿Por qué los andadores retrasan el desarrollo del aparato locomotor?

Las andaderas alejan al bebé del suelo, por lo que se pierde la práctica de movimientos importantes y repetitivos necesarios para alcanzar los hitos de la marcha. Los bebés tienden a utilizar los dedos de los pies cuando están en una andadera, lo que tensa los músculos de las piernas e interfiere en el desarrollo normal de la marcha.

Una vez fuera del andador, suelen querer seguir utilizando los dedos de los pies, que no es la forma en que los bebés aprenden a caminar. Cuando los bebés se sientan y se levantan solos, están aprendiendo a mantener el equilibrio. Un bebé no se equilibra en una andadera, lo que retrasa el aprendizaje de esta importante habilidad.

Estar en un andador también significa pasar menos tiempo sobre las manos y las rodillas en posición de gateo o pregiro. Esto es importante para desarrollar el soporte del peso a través de la pelvis y los hombros. Los bebés necesitan una variedad de movimientos importantes para desarrollar su capacidad de caminar, pero tienen menos oportunidades de practicarlos en una andadera que en el suelo.

Mejor es gatear

En el siguiente video, los expertos explican por qué una andadera es tan perjudicial para los bebés.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...