¿Qué es el apego seguro y el vínculo afectivo?

0
150
apego seguro
El cerebro de los niños sigue madurando hasta la edad adulta.

Aunque es más fácil formar un vínculo de apego seguro con un bebé, puede formarse a cualquier edad y garantizar que tu hijo tenga el mejor comienzo posible en la vida. Un bebé seguro mira, relajado, mientras es acunado por su sonriente padre.

¿Qué es el vínculo de apego y por qué es tan importante?

El vínculo de apego es la conexión emocional formada por la comunicación sin palabras entre un bebé y su padre o cuidador principal. Un informe histórico, publicado en el año 2000 por el Comité para la Integración de la Ciencia del Desarrollo de la Primera Infancia, identificó lo crucial que es el vínculo de apego para el desarrollo del niño.

Este tipo de comunicación afecta la forma en que el niño se desarrolla mental, física, intelectual, emocional y socialmente. De hecho, la solidez de esta relación es el principal factor de predicción de los resultados escolares y vitales del niño.

El vínculo de apego no se basa en la calidad de tus cuidados o del amor paterno, sino en la comunicación emocional no verbal que desarrollas con tu hijo. Aunque el apego se produce de forma natural cuando tú, el padre o el cuidador, atiende las necesidades de tu bebé, la calidad del vínculo de apego varía.

vinculo afectivo
Los niños necesitan algo más que amor y cuidados.

Beneficios

Un vínculo de apego seguro garantiza que tu hijo se sienta seguro, comprendido y lo suficientemente tranquilo como para experimentar un desarrollo óptimo de su sistema nervioso. El cerebro en desarrollo de tu hijo se organiza para proporcionarle los mejores cimientos para la vida: una sensación de seguridad que se traduce en un afán de aprendizaje, un sano conocimiento de sí mismo, confianza y empatía.

Por otro lado, un vínculo de apego inseguro no satisface la necesidad de seguridad, comprensión y calma de tu hijo, impidiendo que el cerebro en desarrollo del niño se organice de la mejor manera. Esto puede inhibir el desarrollo emocional, mental e incluso físico, provocando dificultades en el aprendizaje y la formación de relaciones en la vida posterior.

Cómo se crea el apego seguro

Desarrollar un vínculo de apego seguro con tu hijo, y darle el mejor comienzo en la vida, no requiere que seas un padre perfecto. De hecho, el estudio del año 2000 descubrió que el aspecto crítico de la relación entre el niño y el cuidador principal NO se basa en la calidad de los cuidados, la aportación educativa o incluso el vínculo de amor que se desarrolla entre el padre y el bebé. Más bien se basa en la calidad de la comunicación no verbal.

Aunque es más fácil formar un vínculo de apego seguro cuando tu hijo es todavía un bebé -y depende de los medios no verbales de comunicación-, puedes empezar a hacer que tu hijo se sienta comprendido y seguro a cualquier edad.

El cerebro de los niños sigue madurando hasta la edad adulta (hasta mediados de los 20 años). Además, como el cerebro sigue cambiando a lo largo de la vida, nunca es demasiado tarde para empezar a mantener un intercambio emocional no verbal con tu hijo. De hecho, desarrollar sus habilidades de comunicación no verbal puede ayudar a mejorar y profundizar sus relaciones con otras personas de cualquier edad.

El vínculo de apego difiere del vínculo de amor

Como padre o cuidador principal, puedes seguir todas las pautas tradicionales de la crianza, cuidar de él con cariño las 24 horas del día y, sin embargo, no conseguir un vínculo de apego seguro.

Puedes atender todas las necesidades físicas de tu hijo, proporcionarle el hogar más cómodo, la alimentación de mayor calidad, la mejor educación y todos los bienes materiales que pueda desear. Puedes abrazar, mimar y adorar a tu hijo sin crear el tipo de apego que fomenta el mejor desarrollo. ¿Cómo es posible? Es importante que la creación de un vínculo de apego seguro difiera de la creación de un vínculo de amor.

Los niños necesitan algo más que amor y cuidados para que sus cerebros y sistemas nerviosos se desarrollen de la mejor manera posible. Los niños necesitan ser capaces de entablar un intercambio emocional no verbal con su cuidador principal de manera que les comunique sus necesidades y les haga sentirse comprendidos, seguros y equilibrados.

Los niños que se sienten emocionalmente desconectados de su cuidador principal son propensos a sentirse confundidos, incomprendidos e inseguros, por mucho que se les quiera.

La confusión sobre el vínculo afectivo y el vínculo de apego seguro

Las palabras «vínculo» o «enlace» se utilizan habitualmente para describir tanto el cuidado, como el intercambio emocional que forma el proceso de apego, aunque son formas muy diferentes de conectar con el niño.

Una es una conexión basada en el cuidado que un padre proporciona a su hijo, mientras que la otra se basa en la calidad de la comunicación emocional no verbal que se produce entre padre e hijo.

Ambos tipos de interacción padre-hijo pueden darse simultáneamente. Mientras se alimenta, se baña o se cuida a un hijo, también se puede establecer una conexión emocional reconociendo y respondiendo a las señales no verbales.

Antes de que los expertos comprendieran los cambios radicales que se producen en el cerebro infantil durante los primeros meses y años de vida, tanto el proceso de cuidado, como el de apego, eran muy similares. Ahora, sin embargo, son capaces de reconocer y registrar minuciosamente las respuestas no verbales del bebé para poner de relieve el proceso de apego.

El apego infantil y su importancia en la salud mental

El vínculo más cercano del bebé lo convertirá en una persona adulta, reflejo de su entorno.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...