Terrores nocturnos ¿qué hacer?

0
133
Terrores nocturnos
El sistema nervioso central de tu bebé aún se está desarrollando.

Es la mitad de la noche y tu bebé grita aterrorizado. Saltas de la cama y corres hacia él. Parece despierto, pero no deja de gritar. Intentas calmarlo, pero eso sólo empeora las cosas. Si esto te resulta familiar, es posible que tu bebé esté sufriendo terrores nocturnos. Aunque son poco comunes en los bebés, los bebés de hasta 18 meses pueden padecerlos.

Ver a tu pequeño gritar y retorcerse puede ser, como mínimo, inquietante, pero la buena noticia es que los terrores nocturnos son mucho más aterradores para ti que para tu bebé. De hecho, es probable que tu bebé no recuerde nada por la mañana.

Los bebés y los niños superan los terrores nocturnos con el tiempo, pero hasta entonces, hay cosas que puedes hacer para ayudar a reducir la aparición de estos trastornos del sueño y manejarlos si se producen.

trastornos del sueño
Los terrores nocturnos son más frecuentes en los niños en edad preescolar.

Cómo saber si tu bebé tiene terrores nocturnos

Como madre, sabes que la frase «dormir como un bebé» no describe realmente la forma en que la mayoría de los bebés duermen. Entre las tomas nocturnas, los cambios de pañales y los ciclos de sueño del bebé, es probable que ya estés muy familiarizado con los despertares nocturnos. Pero durante un terror nocturno, aunque tú estés completamente despierta, tu bebé sigue técnicamente dormido.

La primera vez que tu bebé tiene un terror nocturno, puedes pensar inicialmente que está enfermo o que tiene una pesadilla. Pero los terrores nocturnos y las pesadillas son diferentes.

Los terrores nocturnos comienzan al principio del ciclo de sueño nocturno, cuando tu bebé pasa del sueño profundo al ligero. Pueden durar unos minutos o hasta 45 minutos y tu bebé seguirá dormido durante y después del episodio. Las pesadillas ocurren más tarde en el ciclo de sueño y puede o no despertarse a causa de una pesadilla.

Los siguientes comportamientos y síntomas pueden ser una señal de que tu bebé está teniendo un terror nocturno:

  • Gritos.
  • Sudoración.
  • Agitación e inquietud.
  • Ojos abiertos y vidriosos.
  • Latidos acelerados del corazón.
  • Respiración rápida.

También es posible que tu bebé no responda a tus intentos de consolarlo o tranquilizarlo. Esto se debe a que, aunque tenga los ojos abiertos, sigue dormido. Después del terror nocturno, tu bebé volverá a caer en un sueño profundo y será incapaz de recordar el episodio por la mañana, por muy vívido que lo recuerde. Esto no es así en el caso de las pesadillas, que el bebé puede recordar al despertarse. Los terrores nocturnos suelen ocurrir sólo una vez por noche.

¿Cuándo empiezan a soñar los bebés?

Los recién nacidos, los bebés y los niños pequeños duermen mucho. Estas horas de sueño pueden estar llenas de sueños, ya que tienen más sueño REM que los adultos. Los sueños se producen durante el ciclo REM. Sin embargo, los científicos no saben cuándo empiezan a soñar los bebés, ni qué pueden suponer esos sueños.

Cuando tu hijo empiece a desarrollar un vocabulario, puedes probar a preguntarle por sus sueños. Quizás te sorprendan las respuestas que obtengas. Y recuerda que el concepto de sueño puede ser difícil de entender, por lo que es posible que tengas que idear formas creativas de explicar los sueños a tu hijo, como por ejemplo: «¿Viste alguna imagen en tu cabeza mientras dormías?»

¿Qué causa los terrores nocturnos?

La vida cotidiana de un bebé está llena de estímulos. Las cosas normales de su día siguen siendo nuevas y emocionantes. Y como el sistema nervioso central (SNC) de tu bebé aún se está desarrollando, toda esa estimulación puede hacer que el SNC se estimule demasiado. Esa sobreestimulación puede contribuir con los terrores nocturnos.

Tu bebé también puede ser más susceptible de padecer terrores nocturnos si los hay en tu familia. Los antecedentes familiares de sonambulismo pueden aumentar el riesgo de sufrir terrores nocturnos. Otras cosas que pueden aumentar el riesgo de que tu bebé tenga un terror nocturno son:

  • Las enfermedades.
  • Tomar ciertos medicamentos.
  • Estar demasiado cansada.
  • El estrés.
  • Un nuevo entorno de sueño.
  • Mala calidad del sueño.

¿A qué edad pueden empezar los terrores nocturnos?

En realidad, es raro que los bebés tengan terrores nocturnos; la mayoría de las veces, el llanto de los bebés pequeños durante la noche no está relacionado con los terrores nocturnos. Sin embargo, es posible que empieces a notarlos cuando tu bebé tenga alrededor de 18 meses.

Los terrores nocturnos son más frecuentes en los niños en edad preescolar, en torno a los 3 ó 4 años. Pueden ocurrir en niños hasta alrededor de los 12 años y deberían cesar una vez que tu hijo llega a la adolescencia y su sistema nervioso está mejor desarrollado.

Pesadillas, terrores nocturnos y noctambulismo

En el siguiente video, una pediatra te explicará cómo diferenciar las pesadillas de los terrores nocturnos y del noctambulismo.

 

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...