Yoga para bebés: beneficios del a estimulación temprana

0
849
Yoga para bebés: beneficios del a estimulación temprana

Estirar, respirar, relajarse, adoptar determinadas posturas, la práctica habitual de gimnasia y otras disciplinas como el yoga, adaptadas a su edad resulta muy beneficiosa en muchos sentidos para los más pequeños de la casa. Además de ponerle en forma desde edades tempranas, son un estimulo ideal y perfecto para su psicomotricidad. Por ende, queremos contarte más acerca del yoga para bebés.

Debes de tener en cuenta 3 situaciones importantes para realizar esta actividad con tu hijo.

¿A qué edad? Se puede comenzar con la practica de yoga desde el primer día de su vida.

¿En qué momento? Siempre que el niño este tranquilo, relajado y no tenga hambre o sueño.

¿Cómo? Conociendo el desarrollo de las posturas o movimientos antes de ponerlo en practica con el niño. Ensaya con un muñeco antes de comenzar con tu hijo.

Esta actividad tan bonita y divertida. Tiene muchas ventajas a continuación te destaco algunas de ellas:

El yoga es uno de los mejores métodos de estimulación temprana porque permite al bebé desarrollar al máximo todas sus habilidades y sentidos sin realizar esfuerzos.

Además es muy beneficioso en los casos de niños especiales y con síndrome de Down. 

Esta practica del yoga para bebés ayuda a fortalecer y estrechar el vínculo entre la madre y el hijo. Entre sus virtudes físicas, favorece desde edades muy tempranas la creación de buenos hábitos posturales, estimula la coordinación, la agilidad y la fluidez de los movimientos. Tonifica y fortalece toda la musculatura corporal, reforzando especialmente la columna vertebral.

Por otra parte, calma y relaja a los mas nerviosos y ayuda a conciliar el sueño, aumenta la seguridad en sí mismo y aumenta su estado de animo; potencia las zonas cerebrales relacionadas con la memoria y la capacidad tiempo espacio en la practica de otras actividades futuras.

Hay posturas actas para bebes que puedes practicar como:

  • Las piernas arriba, con el niño tumbado boca arriba, se acercan poco a poco sus piernas al tronco hasta que sea capaz de tocar sus pies con las manos.
  • Posición fetal: se coloca al bebé de la lado suavemente, se va doblando su espalda  hasta tocar con el vientre las rodillas.
  • La hoja: se sienta al bebé con las piernas cruzadas y se le anima a que curve la columna.
  • Brazos arriba: con el bebe sentado con la espalda recta, se le anima a subir ambos brazos estirando uno primero y luego el otro.
  • La pastura de la cobra: tumbado boca abajo, se anima al bebé a que se incorpore ligeramente, apoyándose sobre los brazos y con la cabeza hacia atrás.

 Ten es cuenta que el tipo de respiración lenta del yoga puede ser muy efectiva a la hora de controlar el dolor leve.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...